La inequidad es una de las principales causas de muerte materna en el país

La ministra de Salud Pública, Verónica Espinosa, lideró la exposición “Inequidadades en Mortalidad Materna en el Ecuador,” durante el conversatorio Inequidades en Salud que se desarrolló este jueves en el auditorio de la Universidad San Francisco de Quito, en el que participaron más de 100 profesionales, académicos y estudiantes de medicina.

En este espacio de diálogo, la autoridad sanitaria resaltó que las principales problemáticas que generan muertes maternas en Ecuador están vinculadas a causas evitables y prevenibles. En el 2017 se registraron 143 muertes maternas en el país.

Entre las principales razones de esta causa resaltó como las más importantes la pobreza, la falta de educación, la violencia de género, el no ejercer plenamente los derechos en salud como los controles prenatales, el no acceder oportunamente a servicios de salud y el desconocimiento de la identificación de señales de alarma.

Espinosa explicó que la reducción de las muertes maternas es una meta no solo para el Ecuador, sino para la región y el mundo. “Porque la muerte materna no hay que verla solamente desde una perspectiva biológica, sino desde una perspectiva de justicia social”.

"Porque la muerte materna no hay que verla solamente desde una perspectiva biológica, sino desde una perspectiva de justicia social", Verónica Espinosa.

En el país, gracias a las acciones de prevención que ejecuta el Ministerio de Salud Pública, se redujo de manera sostenida las muertes maternas desde 1990, pasando de 560 a 143 muertes maternas en el 2017.

Asimismo, esta reducción sostenida está vinculada a la implementación de las estrategias en el Plan Nacional de Reducción de Muerte Materna 2008, el Plan Nacional de Salud Sexual y Salud Reproductiva 2017- 2021, y la Política Intersectorial de Prevención de Embarazo en Niñas y Adolescentes 2018-2021.

De igual manera, esta cartera de Estado, a través de la estrategia emblemática del “Médico del Barrio,” ha identificado hasta la fecha, 11.092 mujeres embarazadas de riesgo y 609 víctimas de violencia de género, quienes ahora reciben atención oportuna.

Estas acciones se ven complementadas con la implementación de 141 salas de parto culturalmente adecuados, la certificación de 1.051 parteras ancestrales y la capacitación de más de 37 mil profesionales en temas relacionados a emergencias obstétricas.

El Ministerio de Salud Pública, como parte de la mejora de sus servicios de salud, ha desarrollado 19 guías de práctica clínica que abordan las principales patologías de las pacientes obstétricas, 5 manuales de asesoría de salud sexual y salud reproductiva, 4 normas técnicas de educación prenatal, 2 guías técnicas de atención del parto culturalmente adecuado, y regulación para el acceso a métodos anticonceptivos, para reducir los riesgos de muerte materna.

Al final de su intervención, la Ministra resaltó que “hoy más que nunca, la academia, está llamada a jugar un rol en la toma de decisiones económicas y políticas” en beneficio de los más vulnerables.

 

Quito, 10 de enero de 2018.