Ejecutivo y Legislativo revisan avances en acciones para enfrentar problema de consumo de drogas

En el marco del cumplimiento a los acuerdos adquiridos para el abordaje integral a la problemática del consumo de drogas en beneficio de la población ecuatoriana, la ministra de Salud, Verónica Espinosa, participó en la mesa técnica de seguimiento a los avances y resultados de la aplicación de la Ley Orgánica de Prevención Integral del fenómeno socio económico de las drogas y la de Regulación y Control del uso de sustancias catalogadas sujetas a fiscalización, que se desarrolló este lunes 4 de febrero en la Asamblea Nacional.

La ministra Espinosa indicó que estos encuentros dan “fe del nivel de involucramiento y compromiso que tiene la Asamblea Nacional en continuar con el trabajo articulado para el fortalecimiento de acciones relacionadas a la problemática del uso y consumo de drogas”.

Espinosa destacó las acciones que se desarrollan en el marco de la implementación del Plan Nacional de Prevención Integral y Control del Fenómeno Socio Económico de Las Drogas 2017-2021 que tiene dos grandes ejes enfocados en la reducción de la demanda y la reducción de la oferta, con el objetivo de evitar, retrasar y reducir las consecuencias de esta problemática desde un abordaje individual, comunitario familiar y en el marco de respeto de los derechos humanos.

La secretaria de Estado hizo énfasis -en que es un error- pensar que todas las personas que consumen drogas necesitan internamiento, de acuerdo con evidencia científica y aplicando tratamientos apropiados, “el 80% de los casos” deben ser tratados mediante la modalidad ambulatoria. La internación únicamente es necesaria para alrededor del 5% de casos.

“Es un abordaje errado que atenta contra los derechos humanos. (…) Se ha generado tanto en el imaginario colectivo de los padres y las comunidades, que tenemos la idea de que hay necesidad de crear centros de rehabilitación, haciendo uso de centros clandestinos, convirtiéndose en un gran negociado”, puntualizó. 

Es un error pensar que todas las personas que consumen drogas necesitan internamiento, de acuerdo con evidencia científica y aplicando tratamientos apropiados, “el 80% de los casos” deben ser tratados mediante la modalidad ambulatoria.

Actualmente, el Ministerio de Salud Pública cuenta con 12 Centros Especializados de Tratamiento a Personas con Consumo Problemático del Alcohol y otras Drogas (CETAD) y alrededor de 743 centros de tratamiento ambulatorio y ambulatorio intensivo. Durante el año 2018, el MSP brindó 33.694 atenciones en consulta externa y 5.742 atenciones en la modalidad ambulatoria intensiva. Además, 1.111 personas que requirieron de tratamiento residencial ingresaron a los CETAD.

Paralelamente, en rueda de prensa, el viceministro de Atención Integral en Salud, Itamar Rodríguez, detalló los avances del plan operativo para la mejora de acceso a servicios de salud mental, que incluye la captación de pacientes a través de brigadas de salud y de la demanda espontánea de pacientes llamando al número 171.

Rodríguez resaltó que -en este proceso- es importante la voluntariedad de acceder a un tratamiento, pues el Ministerio de Salud Pública respeta la libertad personal del usuario y su integridad física, aquellos pacientes que optan por retornar a sus hogares, recibirán visitas periódicas del Médico del Barrio hasta lograr un acuerdo terapéutico.

El proceso de desintoxicación por consumo problemático de alcohol y otras drogas es voluntario, por ende, no se puede obligar a los pacientes a recibir tratamiento. ”Hay que recordar que una persona que pasa por un consumo problemático de sustancias no ha perdido sus derechos ciudadanos. Una persona adulta debe tener la voluntariedad de ingresar a cualquier tipo de proceso de rehabilitación, no podemos secuestrar a las personas e ingresarlas a un lugar donde no quieren estar”, finalizó Rodríguez.

Quito, 4 de Febrero de 2019.

Mesa técnica sobre fenómeno de drogas, Asamblea Nacional
Galería de fotografías