Ecuador libre de transmisión de VIH de madre a hijo

 

 ¿QUÉ ES EL VIH?

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ataca el sistema inmunitario y debilita los sistemas de defensa contra las infecciones y  determinados tipos de cáncer. A medida que el virus destruye las células inmunitarias e impide el normal funcionamiento de la inmunidad, la persona infectada va cayendo gradualmente en una situación de inmunodeficiencia. La inmunodeficiencia aumenta el riesgo de contraer numerosas infecciones, cánceres y otras enfermedades.

La transmisión materno infantil de VIH  se puede dar durante el embarazo, el parto y la lactancia, por eso es esencial que las mujeres en edad fértil, o embarazadas se realicen la prueba, a través de un pinchazo en el dedo. Es rápida, efectiva y en 20 minutos se tienen los resultados. Se realiza en todos los establecimientos de salud pública, a nivel nacional.

 

FORMAS DE TRANSMISIÓN MADRE – HIJO

Materno – infantil

  • Una mujer con VIH tiene de 20% a 40% de posibilidades de infectar a su hijo.
  • El riesgo de transmisión del VIH de la madre al niño se da por vía sanguínea durante el embarazo (intraútero), en el momento del parto y a través de la leche materna.

La transmisión intrauterina representa una causa de infección en el niño. Hay evidencia de que puede producirse infección placentaria en cualquier momento de la gestación, generalmente en las últimas semanas.

  • El factor de riesgo más importante asociado con la transmisión materno infantil es la carga viral, a mayor carga viral de la gestante mayor riesgo de transmisión. Por eso es fundamental disminuir la replicación viral, y lograr, de ser posible, que la carga viral sea tan baja que no sea evidente, y al momento de hacer el examen sea indetectable, por lo tanto, la administración de antirretrovirales (ARV) debe iniciarse lo antes posible.

Intraparto

Durante el parto, el riesgo de transmisión es de entre 40% y 45%. El recién nacido está expuesto a sangre y secreciones genitales maternas que contienen el virus de VIH.  La transmisión puede darse a través de micro transfusiones sanguíneas que suceden durante las contracciones uterinas, por el ascenso del virus a través de la vagina-cervix  y, en caso de ruptura de membranas, a través del tracto digestivo del niño.  En este caso, la cesárea deberá realizarse antes del inicio de la labor de parto.

A través de la lactancia materna

Con la lactancia materna el riesgo de transmisión es entre 14% y 20%. Los factores que se asocian a un mayor riesgo de transmisión son:

  • Mayor carga viral en sangre
  • Mayor carga viral en la leche materna
  • Mayor deterioro inmunológico de la madre
  • Inflamación de glándulas mamarias
  • Lesiones sangrantes en los pezones
  • Lactancia mixta ( leche materna y fórmula)
  • Lesiones en la mucosa oral del niño

ACCIONES QUE REALIZA EL MSP

El Ministerio de Salud Pública, a través de la Estrategia Nacional de VIH/SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), realiza varias acciones encaminadas a la prevención, detección de nuevos casos, tratamiento y seguimiento de pacientes. Las estrategias para la prevención de la transmisión materno infantil del VIH son:

  • Control prenatal adecuado
  • Captación oportuna de la embarazada VIH positiva, mediante tamizaje de VIH, al menos en dos ocasiones, durante la gestación y previo al parto.
  • Realizar tamizaje de VIH a toda embarazada, sin registro de tamizaje de VIH, antes de iniciar lactancia materna.
  • Tratamiento antirretroviral (ARV) inmediato a la gestante una vez realizado el diagnóstico.
  • Elaboración de Plan de Parto
  • Profilaxis intraparto a la gestante
  • Profilaxis con ARV al recién nacido.
  • No lactancia materna y alimentación con leche de fórmula.
  • Distribución y abastecimiento de antirretrovirales intraparto a todos los establecimientos que brindan atención obstétrica.
  • Seguimiento a la madre y al recién nacido.

 

PARA TENER EN CUENTA

  • Hay que brindar información adecuada y clara  a la mujer embarazada para que acepte de forma voluntaria realizarse la prueba rápida de VIH.
  • No todo niño que nace de una mujer VIH positiva se infecta de VIH; es una infección evitable.
  • A los 18 meses, los niños que nacen de una madre VIH positiva se realizan las pruebas de diagnóstico, hasta confirmar o descartar infección por VIH. Si es positivo, reciben controles de seguimiento.
  • Las pruebas diagnósticas para conocer el estado de VIH, terapia antirretroviral a las embarazadas positivas, prácticas seguras del parto y el uso seguro de sustitutos de la leche materna pueden eliminar casi enteramente la transmisión materno-infantil del VIH.